Pese a no tener responsabilidad alguna en el caso : Ence ofrece su colaboración y financiación para solucionar definitivamente los problemas de la depuradora de Pontevedra

La polèmica depuradora que tan mal funciona
 Tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE por la contaminación de aguas residuales urbanas en la Ría, la empresa propondrá a las administraciones colaborar para terminar definitivamente con este problema y con los problemas de olor que genera la EDAR de Os Praceres.
La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre el incumplimiento de Pontevedra en materia de depuración de las aguas residuales urbanas, pone de manifiesto los serios problemas de contaminación de la Ría por aguas fecales que tienen su origen en las aguas residuales urbanas, esto es, las aguas domésticas. 
Se trata de un problema que no sólo la propia Ence sino colectivos como las cofradías de mariscadoras han puesto de manifiesto desde hace años, y que no es en absoluto responsabilidad de la empresa de Celulosas. 
El mal funcionamiento de la EDAR de Os Praceres (ubicada justo junto a las instalaciones de Ence) genera además la mayor parte de los días del año un problema de malos olores que se achaca injustamente al funcionamiento de la fábrica de Ence en Lourizán, que nada tiene que ver con esas molestias.
Ence, "dentro de su compromiso de colaboración con sus vecinos de la ciudad de Pontevedra y su comarca", anunció un portavoz, "va a proponer a todas las administraciones públicas implicadas colaborar en la financiación de la ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Pontevedra y resolver así, definitivamente, la depuración de las aguas de Pontevedra y parte de la comarca, así como el mal olor de la EDAR de Os Praceres" situada en las inmediaciones de la fábrica.