Noche para el recuerdo imborrable : Sporting de Braga acaba arrasando al Fenerbahçe (4-1)

Vestuario del Braga, al final del partido de anoche
Sporting de Braga volvió a escribir -desde su modestia y humildad que tanto le engrandecen- otra página muy brillante en su protagonismo en el fútbol europeo, al derrotar por 4 goles a 1 al bronco equipo del Fenerbahçe de Estambul (Turquía). Este llegaba a Braga con la ventaja del 1-0 que había logrado en el match de ida, con un plantel repleto de internacionales y con un presupuesto elevadísimo si lo comparamos con el que maneja el Braga (48 millones en fichajes gastó el Fenerbahçe el pasado verano por los solamente 4 millones que empleó el Braga, equipo que -además- tuvo que traspasar a varios jugadores importantes para poder sostener su estructura, dados los bajos ingresos por taquillas y televisión que se obtienen en Portugal).

Otro gran partido del brasileño Goiano, pese a tener que
jugar como lateral izquierdo que no es su mejor posición
Como ya había pasado en el match de ida, en donde el Braga en nada fue inferior a Fenerbahçe, el cuadro turco mostró anoche ese fútbol agresivo, rayano en la violencia, que -para más inri- fue tolerado por el árbitro croata de servicio. Hasta que entrada la segunda parte, al croata en cuestión no le quedaron más narices que ir enviando al vestuario -tras haberlo hecho con el entrenador- hasta 3 jugadores del cuadro turco cuando el partido ya agonizaba.

Van Persie acabó siendo sustituido tras ser anulado
por completo por los centrales del Braga
Antes, el Braga protagonizó una "reviravolta" épica. Con 1-1 en el marcador arrancaba la segunda parte y parecía -por el valor doble de los goles fuera en caso de empate en eliminatoria- que aquello iba a ser tarea casi imposible. Pero el Braga tuvo anoche consigo a 12 jugadores : once en campo y una masa de casi 20.000 espectadores enfervorizados, que -sin exagerar en nada lo que decimos- llevaron en volandas al equipo desde el primer al último minuto. Si el equipo tuvo el mérito de con 1-1 en el marcador no dar la eliminatoria por perdida a falta de media hora para el fin... el público, la afición del Braga -los 1.500 turcos presentes quedaron mudos en la mayor parte del encuentro, imposibles de oír en medio del estruendoso empuje de los adeptos locales- tuvo el mérito de mostrar tal afecto, tal unión con su equipo, que absolutamente se convirtió en el jugador número 12.

El francés Boly fue todo un baluarte
-como sus restantes compañeros- en un
Braga épico, genial...
Con un Braga que quiso, supo y pudo, los goles de la remontada irían llegando. Primero un penalti que Josué marcó con maestría. 2-1, pero con ese marcador quien pasaba era el Fenerbahçe. Hasta que llegó Stoilijkovic -¡qué raza la de este serbio!- que agarrando un balón difícil tiró a romper -y rompió- la muralla turca. Delirio en el campo y en las gradas. Bastaba ese 3-1. El Braga era dominador del juego y en el Fenerbahçe se iba, camino del vestuario, el primero de los violentos que -tardiamente- fueron expulsados. Fue cuando apareció la magia del fino estilista, del interior capaz de todo en un instante. Llegaba así la magistral jugada de Rafa con su impecable definición final y el 4-1 en el marcador. 
Con ese score, los del Braga jugaron a dejar pasar los pocos minutos que quedaban para el fin. Aún así, el arbitro dio 6 minutos de descuento. El Braga podía apretar el acelerador y seguro que habría obtenido el quinto, con un Fenerbahçe ya por los suelos. Prefirió congelar la bola y no humillar más al rival... pero aquellos pases entre jugadores del Braga fueron coreados con olé! constante desde la grada. Fue cuando dos jugadores turcos, furibundos, convertidos en auténticos perros de presa, salieron como energúmenos corriendo, poco menos que a romper la pierna del jugador del Braga que tenía la pelota... incalificable acción, sin duda. Tumulto, jugadores enzarzados, árbitro sin personalidad, jueces de línea mirando para otro lado... finalmente más expulsiones, tardías. 
Porque el Fenerbahçe, con 1-1 había jugado no solo violento, sino con alevosas pérdidas de tiempo y gestos provocativos y de chulería, como el protagonizado por el meta Demirel, antes de lanzar Josué el penalti, bebiendo agua con enorme parsimonia, apoyado descaradamente en el poste en una imagen penosa, más propia de señorita alegre apoyada en el mostrador de una barra americana que de un portero de fútbol... Todo consentido por el árbitro croata que tardó una enormidad en entender que o ponía coto a la astucia, violencia y descaro de los turcos, o el partido podía terminar como el rosario de la aurora. Y a punto estuvo de ser así...

El egipcio Hassan marcó un sensacional primer gol del partido
con un aplomo y frialdad dignas de admiración
Ganó el Braga con todo merecimiento. Fue el mejor -con diferencia- en el global de la eliminatoria. Pero también su afición. Conjurada para volcarse como lo hicieron, en días previos hubo llamamientos a esto, incluso el emocionante video enviado desde Brasil -a través de Internet- por el hermano parapléjico del jugador Goiano. Todo eso y mucho más creó un ambiente indescriptible 
en el mágico escenario del estadio que mereció elogios públicos del presidente Obama, cuando entregó el premio mundial de Arquitectura a su creador, el genio portugués Eduardo Souto Moura.
En todo caso, un partido como el de anoche, habría emocionado al propio Obama, aunque no sea -obviamente- seguidor del Braga. Tal fue la intensidad, las sensaciones vividas, la explosión humana evidenciada en el recinto braceras, un auténtico "inferno de pedra!", como proclamaban los adeptos arsenalistas. 
- EUGÉNIO EIROA (Fotos : cortesía S.C.Braga)






































































PARA VER LOS GOLES DEL PARTIDO, 
PULSAR AQUI DEBAJO :