20/3/16

Las islas Cies, el tweet, el guionista alucinado, el mareado y ... finalmente : la propaganda gratuita

Estamos en el país de la estupidez. De la calenturienta imaginación y del oportunismo barato...
Viene ello al caso, de la penosa ocurrencia de un indivíduo -al que me resisto a hacer propaganda-, de oficio guionista, que en Internet colocó el tweet que pueden ver en la imagen que adjuntamos, en la que también se incluye el aplauso que otorga al alumbramiento del guionista, el edil vigués de La Marea, el llamado Rubén Pérez. 

Todo surge porque una compañía aérea, en la propaganda que tiene que colgar de sus asientos, a la vista de los viajeros, ha de incluir un reclamo promovido por el Concello de Vigo, que acuerda hacerlo de las islas Cies. Los que diseñaron el reclamo pintan una silueta de las Islas Cies, a la que acompañaba debajo una leyenda en tipografía expresiva; pero el impresor final acaba por plasmar defectuosamente lo diseñado en origen, absorbiéndose y desapareciendo en un mar rojo de fondo la leyenda y quedando solo la silueta en blanco de las islas Cies, apareciendo en un ligero reflejo parte de la silueta sobre el dichoso mar rojo en cuestión...

Total, que el guionista-oportunista que nos ocupa, subido a un avión de esos que promocionan las islas Cies, sufrió una alucinación -o algo por el estilo- tomó la tabletilla de rigor, abrió el twitter y colocó lo que leen en la imagen adjunta. Y se quedó tan ancho el hombre. Como Twitter es caja de resonancia a la que acuden como moscas a panal de miel un batallón de reidores de las singracias ajenas, la alucinación del guionista dichoso se hizo viral -como ahora se dice- ... y el fulano quedó feliz, claro está. Orgulloso de su interpretación absurda de la realidad.

Es probable que el sujeto que nos ocupa -un presunto pobre ignorante- nunca haya estado en las bellìsimas e incomparables Islas Cies. Si hubiese estado, solo ver su silueta (asociada a la leyenda de Vigo, etc. etc. que sí figuraba en el cartel mal impreso por la compañía aérea), le resultaría inolvidable y en modo alguno se le ocurriría pensar que aquello es una raya de cocaína. El guionista ignorante, sin duda afectado por una calentura mental dado lo que alumbró su cerebro, debería saber que no hay nada mejor que un baño, cada verano, en las generalmente frías aguas de las islas Cíes, para pasar los meses siguientes, el invierno, con espíritu sereno y lejos de interpretaciones de la realidad como la que acaba de hacer.

Con buen criterio, para que mejor se vea y que indivíduos como el guionista dichoso no vean lo que no tienen que ver, el Concello de Vigo ordenó ahora al creativo autor del diseño del reclamo, que invirtiese los colores, respetando el mismo diseño, de modo que la silueta de las Cies es ahora roja y el mar de fondo resulta blanco... Ha pedido a quienes imprimen la cartelería para la compañía aérea que impriman todo fielmente, acorde al tiff original que se les envía, y... aquí ha terminado el show del guionista.

Epílogo : en apariencia, a priori, podría parecer que el iluminado guionista ha logrado una propaganda más que notoria. Cuando todo repose un poco, cuando nos alejemos del coro de aplaudidores dispuestos a reír la singracia, nos daremos cuenta de que no hay mal que por bien no venga y que, el sujeto en cuestión lo que ha acabado haciendo es una propaganda incuestionable de las islas Cíes y, encima, no ha habido que pagarle ni un duro. De ahí que habría que felicitar al diseñador, o a la agencia promotora del reclamo, porque el coloreado de su primer original haya logrado tamaña caja de resonancia a través de Twitter. Ello, independientemente, de que este reclamo que va en los aviones, nos parece excelente... - JUAN de la OLIVA