Tras el incendio de Pontevedra : concejala nacionalista y propietaria de tienda arrasada tienen opiniones muy encontradas

Ante la indignación de no pocos ciudadanos pontevedreses que creyeron observar tardanza en el desempeño de los bomberos, la concejala responsable de Seguridad Ciudadana del Concello de Pontevedra, Carme da Silva, ha alzado la voz este martes poniendo de manifiesto la que a su juicio es una "eficaz" actuación de los bomberos durante la extinción del fuego violento que el lunes destruyó un edificio de la plaza de A Ferrería.

La edil nacionalista Carme da Silva ha agradecido el trabajo " muy profesional, rápido y eficaz" desarrollado por los Bomberos y ha advertido que el primer aviso del incendio se recibió a las 20.38 horas del lunes. "Rápidamente las llamas se extendieron por el edificio", afectando también al número 6 de la plaza de A Ferrería, en la otra vertiente. "En cuestión de minutos los Bomberos estaban en Michelena", ha manifestado Da Silva, quien ha señalado que se movilizó además a la Policía Local y Nacional, a Protección Civil y al 061 que, en un "esfuerzo perfectamente coordinado", procedieron al "rápido desalojo" de las viviendas adyacentes. Un total de 9 vecinos fueron desalojados, dos de ellos con problemas de movilidad, que fueron atendidos por los servicios médicos. Asimismo, se realojaron a 12 vecinos en hoteles de la ciudad. 
La polémica ciudadana de por qué inicialmente "los bomberos atacaron el fuego por la calle Michelena" tiene su explicación, según el jefe del servicio, Manuel Torres, pues valoraron que "el riesgo estaba allí", donde vieron que la posibilidad de que el fuego se extendiera al resto de edificios de la manzana era "realmente importante". El jefe del servicio ha dicho que la intervención no fue fácil porque en la zona interna del inmueble el incendio "ya estaba generalizado" y los bomberos tuvieron que combatirlo "desde arriba". 

Independientemente de los comentarios controvertidos entre la ciudadanía pontevedresa que eran constatables en la jornada de este martes, sobre el mismo asunto se pronunció la propiedad del famoso comercio -originario del siglo XIX- arrasado por las llamas. Así, la propietaria de la tienda de telas La Moda Ideal, ha cuestionado la labor de los bomberos, como recogió la agencia Europa Press, a los que ha acusado de "tardar tres cuartos de hora" en acudir con un camión de extinción hasta su negocio. "Lo dejaron quemar", llegó a decir Mayte Ramírez Baltuille, en declaraciones a la citada agencia. "Recuperable, nada", ha afirmado la dueña del negocio sobre las pérdidas, en alusión a toda la mercancía quemada y al valor histórico del inmueble.
Tras cuatro horas contemplando cómo ardía su negocio en el que lleva 32 años —desde enero de 1984, cuando relevó a su tío-abuelo, que estuvo "al pie del cañón hasta los 90 años"— Mayte Ramírez ha insistido en echar a los Bomberos "mucha culpa" del resultado, a diferencia -dijo- de los agentes de la Policía, que fueron "geniales" en su actuación porque acudieron "al momento", ha asegurado. "Ahora, por mucho que se pongan de valientes, lo dejaron arder", ha criticado, calificando el operativo anti-incendios como una "porquería".
Pero no es el único testimonio crítico en el dìa después...  El propietario del comercio A Moda de Baixo, Carlos Díaz, entiende también que la actuación de los Bomberos ha sido "nefasta" y así dejó constancia Europa Press.