In memoriam : BENIGNO POUTÁS OZORES, el profesor que hizo tan amena la Química, el analista al que solo faltó transformar el agua en vino

Un apunte de EUGÉNIO EIROA

Benigno Poutás Ozores. Personaje más que conocido y popular en Vigo, entre los que más lo fueren. Allá por el 27 de Policarpo Sanz estaba ubicado el laboratorio de este químico de reconocida impronta, capaz de explicar en el colegio de los Maristas con apabullante facilidad la importancia del ácido acético -memorables sus clases de química- y de tener abarrote en la sala de espera de su laboratorio, con paisanos de un sin fin de aldeas, trayéndole muestras de agua -o de vino- para que tuviese a bien analizarlas y darles su sabio parecer.

Poutás era todo un personaje, claro que sí. Los que fuimos a sus clases, más que por la Química, íbamos porque las impartía "don Benigno", que así le llamábamos en aquel entonces. Siempre sonriente bajo aquella calva eternamente abrillantada y aquel bigote tan poblado como cuidado; siempre dispuesto a explicar con la sonrisa en la boca y desde el lenguaje más sencillo, la teoría más compleja de las moléculas, las fórmulas químicas y -de propina, en sus amenas charlas- el invento del "Acnosán Bescansa" y el crecepelo "Abrótano Macho".

¡Qué tiempos aquellos, con don Benigno Poutás al frente!. ¡Y cómo de rápido se marcha el tiempo... cómo nos va arrancando uno a uno a los personajes de nuestra juventud!.
Este martes de la última semana de enero, le ha tocado el turno de subirse al AVE que lleva a los Campos del Señor, a don Benigno Poutás Ozores, de aspecto parecido a aquellos actores modelo José Luis López Vázquez, pero en realidad profesor brillante, de sobra conocido en Vigo y alrededores; y celebrado analista de aguas y vinos, consejero de cosecheros rurales a los que, envuelto en su eterna sonrisa complaciente, siempre les decía : 
--Cuidado con el bisulfito, que os conozco... que sois de los que pensáis que si unha cucharadita lle fai ben ao viño, duas terán que facerlle mellor... Y no es así, que todo en esta vida tiene su medida, querido amigo...

Ha muerto Benigno Poutás Ozores. Alguno dirá : ya tenía edad el hombre. Sí, lo que usted quiera, pero a mi me gustaría que mis profesores de infancia y juventud, los que más me marcaron en aquel tiempo de formación, viviesen eternamente; o cuando menos, que viviesen mientras yo viviese... porque cada vez que uno de aquellos se muere, algo de mi también se está muriendo, ¡qué carajo!.
Y es que don Benigno Poutás era mucho Poutás. Un tío grande, muy grande, que nos deja inolvidables recuerdos.

La cuenta de Twitter de la funeraria de Vigo, EMORVISA, informaba esta madrugada del velatorio e inhumación de quien aquí hemos recordado.