"En efecto : nadie se lo puede discutir. El Celta es una finca privada. No hay más que ver cómo se siguen comportando sus verdaderos dueños..." - morrazo tribuna

Random Posts

test

Post Top Ad

30/5/14

"En efecto : nadie se lo puede discutir. El Celta es una finca privada. No hay más que ver cómo se siguen comportando sus verdaderos dueños..."

Según denuncia M.V.F., el periodista de servicio de La Voz de Galicia, en el encuentro benéfico entre ex jugadores del Celta y destacados jugadores de la llamada Liga de las Estrellas, se produjo la circunstancia de que los actuales propietarios del R.C.Celta (obviamente, el millonario hispano-mexicano) "no permitieron la utilización de las camisetas oficiales ni el escudo del club", con lo que "el Celta se llevó los reproches" de un día memorable.
Un elenco de estrellas, en donde estaban incluso recientes jugadores del Celta como Rafinha o Aspas, junto a leyendas ya de la historia del club, protagonistas de grandes hazañas europeas... se enfrentó a un  cuadro plagado también de grandes ases del fútbol español. Reivindicaron todos, que la campaña en favor de que las islas Cies sean declaradas Patrimonio de la Humanidad, siga adelante y se pueda lograr el objetivo. Donaban la recaudación -descontados los gastos- del partido para fines benéficos.
De entrada ya es lamentable que docenas de históricos del fútbol celeste y español hubiesen de irse a jugar al campo de O Bao, pudiendo ser Balaídos el escenario que correspondía a un evento de tal magnitud. De salida, es triste que quienes hicieron grande, muy grande al Celta, no puedan volver a lucir, por un día, la camiseta del club y su escudo, que con tanto ardor defendieron...
Como semejante concentración de históricos tenía para algunos, tufillo al pasado glorioso de la entidad, la actual patronal debió sufrir -otra vez- un ataque de celos, similar al padecimiento que tanto les afligió nada más comprar el club y que les hizo dedicarse durante dos años a erradicar a casi todo -y casi todos- que tuviesen que ver con el gran pasado deportivo glorioso que quedaba atrás. Sufrieron de una especie de desenfreno por borrar la historia de la entidad. Como si el Celta solo existiese desde que ellos se han hecho con la mayor parte de la propiedad de la Sociedad Anónima. 
Creíamos que con el tiempo, la afección se les había pasado. Lo que hoy cuenta La Voz de Galicia no solo nos hace sentir vergüenza ajena, nos hace sentir conmiseración hacia quienes tantos años después, parecen no tener enmienda. En efecto : nadie se lo puede discutir. El Celta es una finca privada. No hay más que ver como se siguen comportando sus verdaderos dueños. 
EUGENIO EIROA


+ popular


ediciones periódicas impresas

The Relaxation Time

Post Bottom Ad