Perros envenenados, bestias asesinas de dos patas, investigadores que ya veremos qué investigan y rabia contenida - morrazo tribuna

Random posts

test banner

Post Top Ad

Responsive Ads Here

15/12/10

Perros envenenados, bestias asesinas de dos patas, investigadores que ya veremos qué investigan y rabia contenida

Otra vez. Perros en el monte Jaján, Xaxán, Gagan (chámalle como queiras) envenenados. Trozos de carne con estricnina en medio. A los pocos minutos, convulsiones, espasmos, vómitos, sangre internamente y... el perro deja de existir. 
Estremece leer en el "Faro" a un joven, de Vigo, que recogió a su perro, un día en Cangas. Era un perro abandonado, condenado a un sin vivir deambulando sabe Dios por dónde. Este vigués lo recogió, lo llevó a su casa, le dió un techo y un destino digno, al que respondió agradecido hasta el infinito el animal, al que puso por nombre "Rubio". 
Los fines de semana, "Rubio" y su dueño, se iban a pasear por montes y playas. Eligió esta vez el dichoso Jaján, Xaxán, Gagan (chámalle como queiras)... llegados allí, el dueño soltó al perro, este corrió alegremente por una senda y, de repente, así lo vio el dueño, "Rubio" empezó a tambalearse... el propietario lo cogió en brazos, "Rubio" sufría espasmos, convulsiones... murió en sus brazos, tres minutos después de haberle recogido del suelo...
Como "Rubio", varios perros han muerto en el monte citado estos días atrás.
Gentuza auténtica, bestias de dos patas, degenerados malnacidos, han vuelto a envenenar las entrañas de ese monte -no es el primer año que sucede- para hacer daño a los propietarios de perros, en su mayoría de caza, pero también, como "Rubio", perro que abandonado un día, había renacido para la vida de la mano de alguien sensible y de verdadero amor por los animales.
Ahora dicen -como en veces anteriores- que se va a investigar. Ya veremos si no pasa como las otras veces... ¡nada!. 
Que a estas alturas, en esta Sociedad en la que vivimos, haya gentuza del calibre de la que envenenó a "Rubio" y a otros canes en similares circunstancias, no mueve a la indignación, mueve a mucho más... y mejor será contenerse y no expresarlo para no ponernos a la altura de semejantes energúmenos.
MANUEL COSTOYA

P.S./ Casi al mismo tiempo que en los altos de Domaio-Vilaboa, en los montes de O Condado-Paradanta pasaba lo mismo y caían envenenados docenas de perros... ¿Podría la autoridad competente llegar hasta al final en este asunto y mostrarnos -una vez cazado- la cara, bien fotografiado, de uno de esos asesinos... a ver si se le remueven las tripas a los demás dedicados a estas carnicerías?. ¡Qué asco da todo...!

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here